Hábitos saludables para niños escolares

October 5, 2017

Dediqué esta semana a los niños y adolescentes. 

En Argentina y en el mundo crecen las estadísticas de obesidad, sobrepeso infantil y trastornos alimentarios a edades cada vez más tempranas.

Como profesional y como mamá no dejo de preocuparme por estas cifras y entiendo que tenemos que empezar a hacer las cosas de manera diferente si queremos mejorar la salud de los pequeños mientras crecen.

 

En edad escolar, los niños realizan más comidas fuera de casa, los comedores escolares, en general, están controlados en su composición nutricional, pero en los recreos y las viandas cada familia decide cual es la variedad.

 

Suelen adicionarse como bebidas gaseosas o jugos azucarados, que además de aportar calorías vacías, contribuyen al desarrollo de caries dentales, junto con las golosinas consumidas en los recreos, dado que no se realiza higiene dental en cada ingesta.

 

Los niños adquieren gran parte de sus hábitos copiando las conductas de los seres más cercanos papá, mamá, hermanos por lo que tener una alimentación saludable es un objetivo familiar, como lo es generar un ambiente agradable en el momento de compartir la mesa.

La prohibición de los alimentos genera, como en todas las edades mayor deseo por los mismos.

Se deben buscar cambios graduales, reemplazando parcialmente el consumo de golosinas por cereales, frutas, granola, barras de cereal cada día de la semana alternando al principio una o dos veces por semana un alfajor hasta reemplazarlo completamente.

Lo mismo con las bebidas azucaradas reemplazando por agua hasta su reemplazo total.

Aprovechando las temperaturas más cálidas, podemos ofrecer como merienda licuados o batidos de frutas con leche o yogur.

Otra opción son los jugos exprimidos, en reemplazo de las bebidas o jugos sintéticos.

Es importante que los niños realicen un desayuno completo antes de salir de casa, de esta forma mejoramos su saciedad durante la mañana, el aporte de glucosa necesario para realizar las actividades escolares y generamos un hábito saludable para su crecimiento.

El trabajo conjunto entre el colegio y la familia favorecen los hábitos saludables en esta etapa.

En casa nos queda el desafío de generarles una vida más activa, generando un espacio de movimiento (más allá de las clases de actividad física) que incluya caminar  algunas cuadras diarias, bailar, subir o bajas por la escalera si viven en departamento, acompañar a pasear la mascota y por supuesto alguna actividad al aire libre en familia.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Blog

Featured Posts

Fuentes de energía al hacer ejercicio

July 16, 2017

1/1
Please reload

Archive
Please reload

Follow Me
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon