Ocho razones para mejorar tus hábitos en primavera - verano.

November 15, 2018

Empieza el calor y la primer reacción es querer esconderse un poco más en la ropa de invierno. 

Si no estás conforme con tu cuerpo, es probable que no lo mires mucho, hasta el momento de desabrigarte y mostrarlo. 

A esta etapa de buscar gimnasio y nutricionista o tratar de cuidarte solo y privandote de todo lo que te gusta, sobreviene una de frustración, con todo el esfuerzo de la primer semana no ves los cambios que quisieras y dejás todo. 

Lo primero que pensás es que ya no llegás al verano (otra vez) y que vienen las fiestas de fin de año y tus vacaciones y no querés privarte de comer. 

Con suerte te irá mejor el próximo año y así sucesivamente.

Sin embargo, esta época del año es ideal para incorporar  hábitos más saludables  y mejorar tu calidad de vida.

La propuesta de hacerlos uno a la vez, te ayuda a enfocarte, sin necesidad de cambios bruscos, en este momento en que se siente el cansancio de todo el año.

 

Por qué ahora?

1- Las temperaturas cálidas motivan a consumir alimentos más frescos, y hacen más evidente la sensación de sed, favoreciendo el consumo de frutas y verduras y la incorporación de agua fría para hidratarte.

2- Dispones de una gran variedad de frutas y verduras de estación, que podes incorporar a tus comidas. En el Blog vas a encontrar ideas de Almuerzos y Cenas o Desayunos y Meriendas 

3- El día tiene más horas de luz y aunque tus horarios no cambiaron, podés hacer ejercicios al aire libre o salir a caminar por la mañana temprano o a última hora 

4- Los locales que venden comidas y los comedores suman opciones más saludables para cubrir la demanda.

5- Mejorar tus hábitos implica conocerte, entender tus emociones, identificar cuándo tenés hambre y cuándo no, aceptar y cuidar tu cuerpo y reconocer tus gustos. Esto quiere decir que no hace falta llevar una vianda a las fiestas, se trata de disfrutar de forma consciente y comer porciones moderadas. 

6- Si salís de vacaciones, los lugares que visistás son siempre una invitación a recorrerlos y podes caminar, tus rutinas cambian y tenés tiempo para vos, para relajarte, para comer de forma pausada y saboreando, tu nivel de estrés y ansiedad bajan y es más fácil identificar cuando tenes hambre y cuando no.

7- Si te quedás trabajando, hay menos tránsito, lo que te permite menos tiempo viajando y podes dedicarte ese tiempo para vos. Mucha gente sale de vacaciones y por eso en general bajan los niveles de urgencia laboral, dejandote espacio para ocuparte de vos.

8- Si bien al principio los cambios cuestan, hacerlos de forma gradual pero sostenida, hace que se incorporen a tus rutinas; a medida que sumás hábitos, te sentís más liviano, mejora tu rendimiento, descansás mejor por las noches, mejora tu autoestima y tu motivación para seguir adelante.

 

Algo fundamental antes de empezar el proceso es preguntarte si realmente querés mejorar tu salud y tu estilo de vida. De lo contrario vas a encontrar mil excusas.

Los cambios solo funcionan si son internos y esto va más allá de la estética.

Si verdaderamente querés ser una persona más activa y saludable, este es un buen momento para empezar.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Blog

Featured Posts

Fuentes de energía al hacer ejercicio

July 16, 2017

1/1
Please reload

Archive
Please reload

Follow Me
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon